miércoles, 28 de noviembre de 2007

Soberbia y vergüenza

Todavía quedaron algunos puntos por tocar sobre el día del engaño periodístico. El viernes pasado, 24 horas después de haber asegurado que Ramón Díaz iba a ser DT de River, Clarín Deportivo (De-por-ti-vo) tuvo que informar como corresponde y "aclarar" ¿De qué forma? acusando a Ramón de haberse dado vuelta por la plata, dudando de que sea un "hombre de palabra" y con una columna escrita por uno de los jefes de esa redacción, Julio Marini, que no aparece en la edición digital.
El periodista escribió barbaridades como estas:
¿Se equivocó la prensa? No, de la noche a la mañana, cambió Ramón Díaz. Le dio vuelta al escenario a River, a San Lorenzo y desactualizó a los diarios... Todo lo que los propios actores habían confirmado durante cuatro días no se borró ni se lo llevó el viento. La verdad no pasó a ser una mentira...Aunque el personaje central de la historia le cambiara el final sobre la marcha.

Lo leyeron: la prensa no se equivoca ni tampoco (se supone) inventa. Por esto último, seguramente, quienes afirman y reafirman dichos privados del tipo “me voy para River”, los tendrán grabados ¿o no?

Hay más. El impresentable, Leonardo Farinella, escribió:
(Ramón) descarrila cuando saca pecho y hace el show de la palabra, de que es un ejemplo... ¿Palabra? Dos veces no la cumplió: cuando le dijo que sí a River y cuando puso reversa y se quedó en el Ciclón. Ojo, soy flexible, no me espanta que haya negociado con River ni que hubiera agarrado. ¿Es ético, Ramón, llevar a tus hijos a San Lorenzo? ¿Estarían allí si se llamaran Emiliano y Michael Pérez? No hay nada más importante que ayudar a los hijos. Lo que estaría mal es ponerlos y sacar a alguien mejor. No hablemos de ética.

Tenés razón Leo. Vos no podés hablar de ética.

De una forma más sincera, Daniel Arcucci admitió el error y consideró que el periodismo perdió por goleada

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Vos bien sabrás que Farinella no puede denostar a Ramón por llevar a sus hijos de acá para allá, si en su diario metió a su mujer, sin experiencia periodística. Y encima... ¡para cubrir River!

Jorge dijo...

Lo q paso al día siguiente fue una verguenza, porq un gran porcentaje del periodismo no se hizo cargo de su grave error.
Lo de Olé, tratando de disimular la gran cagada q se mandaron fue lo más lamentable de todo.
Arcucci debe haber sido el único q reconoció q se equivocó.

Anónimo dijo...

Que inventan noticias lo demuestra un hecho que ha pasado inadvertido:

El dia de la vuelta de Ramon a River se llego a decir que Ramon habria exigido a River Plate cambiar todo el personal de la parte tecnica e incluso al portero.

Esta afirmacion deja en evidencia lo mentiroso de la prensa ya que si se puede dudar de una marcha atras en el inicio de las negociaciones, es imposible pensar que se haya tratado un tema que mas bien es accesorio y denota una negociacion casi concluida.

No recuerdo si fue un movilero del programa de G.Lopez o de estudio futbol, pero recuerdo esta afirmacion

el perro dijo...

Arcucci está en camino de ser mi referente periodístico, alguien culto al fin.
Igualmente miremos primero para adentro, Alhorno, yo no me olvido la mierda que tiraste antes de la definición del apertura un año atrás, donde dabas por sentado que se arreglarían partidos y después no pasó nada de lo que dijiste.

Blog dijo...

Eso de Clarín de-por-ti-vo es un clásico del Doctor...