viernes, 17 de noviembre de 2006

Estimulante

La fábrica de periodistas incapaces que provee a los grandes medios con el rótulo de "pasante" acaba de realizar una nueva entrega de su premio Estímulo con el que "estimula" a los que para ellos son los periodistas jóvenes más destacados del año. TEA y DeporTEA se encargaron entonces, una vez más, de premiar el esfuerzo y el trabajo de varios notables. Estos fueron los ganadores en lo que a periodismo deportivo se refiere:
Rubro Diarios: Sergio Maffei (Olé)
Revistas: Ignacio Levy (El Gráfico)
Rubro Radio: Martín Arévalo (Mitre)
Rubro Televisión: Estudio Fútbol (TyC Sports)
Rubro Medios Digitales: Ignacio Ortelli (Olé Digital)
Mientras comenzaba a escribir las "felicitaciones para todos" se me ocurrió averigüar quiénes eran estos ganadores. Y así fue como me empezaron a llegar datos sobre que la Fabriquita llamada DeporTEA, premió a alguien que se forjó en el arte de la obsecuencia y del amiguismo. Se trata de Martín Arévalo, hombre que tiene un gran mérito en su carrera: ser amigo-ladero-chupamedias-valijero de Diego Maradona. Su amistad con el Diez lo hizo crecer en la redacción de Olé, la que posteriormente lo hizo saltar a la radio del Grupo: Radio Mitre. En sus dos trabajos, el muchacho siempre se encargó de ser la voz oficial de Maradona (en Mitre, función compartida con Marcelo Palacios), de llevar notas sobre el astro y también cubrir la actualidad de Boca, club al que accedió, obviamente, por su importante amistad.
Lo curioso de este chico (cultor del famoso sidieguismo) es que en pocos años de carrera fue cosechando demasiados enojos de sus compañeros. En el diario deportivo, donde ya no trabaja, muy pocos hablan bien de él. Lo mismo en la radio, en donde siempre llamó la atención por su floja dicción y su voz grave. Queda claro que su virtud es habérsele pegado a Maradona y haber sacado provecho de ello a través de sus relaciones públicas. Queda claro también que la Escuelita que tanto pregona la ética, el periodismo serio, honesto y bien hecho acaba de premiar a alguien que nunca contó con alguna de esas condiciones. Así es la escuelita... ése es el mensaje que le da a sus alumnos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Y vos quién sos flaco?? Como se nota que te hubiera gustado que te premien. Jodete y aguantate que a mí me lo dieron porque me lo merezco. Además, no soy amigo de Maradona. Ojalá...

pablo dijo...

sabes la merluza q pegaríamos si fuéramos amigos del gordo en ascenso...

Anónimo dijo...

Parecen los de Fox, que se premian a ellos mismos. El periodismo deportivo es una lacra.

alhorno dijo...

Arévalo jamás hubiese negado a Diego Armando

Lucas dijo...

Coincido

Y las escuelitas de periodismo en general son una lacra. Entre que los pibes traen una base de secundario realmente horrorosa y que estas escuelas en tres años les dan un título......

Así estamos en muchos aspectos, también.

Anónimo dijo...

Está muy bien todo, pero vale una aclaración: el premio lo entrega la escuela, pero quienes con su voto eligen a los ganadores son los alumnos y ex alumnos y no las autoridades.

Anónimo dijo...

¿Quién carajo es Arévalo?

Por otro lado, las escuelas de periodismo deportivo son un chiste; basta con ver quienes son sus profesores.
No hay que tomar en serio las pavadas que dicen.