viernes, 21 de septiembre de 2007

Purgar las penas

Parece que en la AFA dijeron que no fue suficiente con que esté 90 días alejado de las canchas (y, la verdad que no, deberían aislarlo de por vida como se acordaron tarde con Daniel Giménez). Porque después de pagar con la suspensión, a Rafael Furchi le llegó la hora de recuperar su imagen que lo muestra como uno de los peores árbitros del fútbol argentino, capaz de realizar verdaderos bochornos como en Chicago - River.
Para que todo eso quede en el olvido, en su vuelta a las canchas en forma oficial (no olvidemos que de ¡casualidad! estaba en Mar del Plata viendo a Aldosivi, justo cuando se lesiona un árbitro), le dieron la gran oportunidad de limpiar sus culpas: le toca dirigir a ARSENAL en Sarandí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena la tactica encuesta...

Fratraslastra dijo...

Furchi ya no puede mentir mas porque si la nariz le sigue creciendo va a chocar permanentemente con los jugadores ....imaginen un penal, la posición de arbitro a la izquierda del ejecutante y la punta de su nariz de metro y medio entre arquero y shoteador....
Ah, recordemos que Furchi fué uno de los arbitros "garantistas" en el camino de Arsenal del Nacional a Primera pero el Domingo volviendo del freezer supongo que tendra particular cuidado, muchos ojos estarán atentos.
Abrazo Pinochesco

alhornoacademico dijo...

Al horno vos fuiste a TEA o Deportea? eso me responderia muchas preguntas.

Daniel dijo...

Ya vimos cómo Furchi ayudó hoy a Arsenal. Dios, qué fácil que se hace un blog conjeturando huevadas.