domingo, 3 de diciembre de 2006

Los campeones morales


La frase del título tiene una historia de muchos años, muchísimos realmente. Algunos se la atribuyen a las Selecciones argentinas de fútbol de 1928 y 1930 que terminaron como subcampeón olímpico y mundial, respectivamente. Otros la recuerdan como parte del equipo argentino que fue eliminado por el local en la Copa del Mundo de Inglaterra 1966, con aquellas anécdotas de Antonio Rattin, el "árbitro bombero", la alfombra, la reina y otras yerbas.
En esas instancias la Argentina quedó en la puerta de una consagración, cerca del título, pero observando al ganador.
Esas mismas situaciones se repitieron a lo largo de los últimos 16 años con las infaltables lágrimas argentinas que denotaban un sentimiento de dolor y una sensación de que a los nuestros le quitaron algo que les pertenecía. Podría decirse que todo arrancó en Italia '90 con ese feo conjunto de Bilardo que pese a sus limitaciones y con un Maradona diezmado arribó a la final. El penal que cobró el maldecido Codesal, el llamado "robo", el llanto de Diego quien le negó el saludo a Havelange y la medalla de subcampeón enmarcaron aquella jornada. Primera imagen reciente de argentinos que ven la copa de costado.
En 1996, con Daniel Passarella como técnico, la Argentina llegaba al día decisivo para conseguir el único título que le faltaba al fútbol: la medalla dorada en los Juegos Olímpicos. Aquel equipo que vencía 2 a 1 a Nigeria, sufrió el empate y el gol de la derrota tras la desacertada y aún inexplicable decisión de tirar el achique en una pelota parada en contra en el último minuto. La dorada fue para los africanos, la de plata para los nuestros. "Fue injusto" se decía por entonces.
Así también en los mundiales de 1998 y 2002 "estábamos para más", aunque después nos volvimos antes, y con Bielsa mucho antes.
Hace cuatro años la Selección de básquet estuvo a "un paso de la hazaña", "los árbitros nos robaron la medalla" se comentaba, con la certeza de que un fallo polémico perjudicó a los argentinos. Sea como sea el campeón fue Serbia y Montenegro. Igualmente, la mayor parte de ese conjunto que quedó segundo, en 2004 conseguía el que puede ser considerado el título más importante del deporte argentino: la medalla dorada en Atenas tras vencer, entre otros, a los NBA. Sin embargo, en setiembre volvieron los fantasmas, esa última bola que no se metió en la semifinal y el básquet que quedó otra vez cerca de la gloria.
En fútbol, pese a la medalla de primer puesto en Atenas 04 tras vencer con sufrimiento en el partido decisivo a Paraguay (Pa-ra-guay) , no faltaron los fracasos. Durante la última Copa América se perdió la final ante Brasil luego de ir en ventaja, con un nuevo gol sobre la hora en nuestro arco y posteriormente con argentinos errando penales. En la Copa Confederaciones 2005, la verdeamarela nos paseó. Y hace meses en Alemania, por no patear como se debe los penales, un equipo local que era inferior "pasó injustamente".
Mirando otros deportes, ya es sabido que lo del Voley ni siquiera llega a la calificación de digno. Que las Leonas tuvieron su momento de gloria pero que cuando chocan con rivales serias caen. Y que el Rugby aún con jugadores hiperprofesionales y actuando en ligas hipercompetitivas, nunca arañaron una final.
El tenis, obviamente, es el tema del día. En el deporte de un Vilas que la computadora le robó el primer puesto y que Sabatini se encontró con Steffi Graf, hoy son ciertas un montón de cosas: la dignidad de los argentinos, la grandeza pese a la derrota, que se jugó de visitante, que estuvimos cerca, que dejaron todo... que Rusia fue el campeón de la Davis.
La reflexión sin pensar en el resultadismo a cualquier precio, es que siempre, ya sea con lágrimas de verdad o de justificación, siempre las medallas importantes quedan colgadas en otros, que las copas las levantan manos ajenas, que los festejos son extranjeros, que nos faltan 5 pa' el mango, que nos cuesta aceptar lo que somos... ¿o no?

10 comentarios:

maxi dijo...

no coincido con eso de "siempre las medallas importantes quedan colgadas en otros"...

creo que la medalla obtenida hoy por el equipo argentino de copa davis es más que importante...

Anónimo dijo...

lo que pasa es queremos ser los primeros, sin duda es importante, pero creo que este equipo tenía chances muy reales de ganar. Lo dijo Vilas: "está todo dado para que Argentina gane la Davis", se nos escapó por poquito, si el sorteo hubiese sido al revés la historia hubiese sido otra.

Anónimo dijo...

coincido alhorno, estoy harto de los campeones morales, basta de llorar, que si esto que lo otro, hay que aceptar la realidad y bancarsela.

si hace 16 años que no ganamos en los 90 minutos un partido en seguunda fase para adelante de un mundial y nunca pasamos cuartos hay que replantearse algunas cosas y darnos cuentas que tal vez no somos unos fenomenos y los mejores com nos creemos, los otros tambien juegan.

y estoy harto de escuchar en los mundiales, si les ganabamos a estos eramos campeones o esas cosas que se dicen, eso no se puede saber nunca asiq eu basta de decir siempre eso. miren a francia en el mundial, le gano a brasil que era el super favorito de todos y no fue campeon.

y eso de la garra y personalidad de los argentinos es un invento, no existe, nuestros mundiales no lo ganamos por personalidad, sino por localia y porque teniamos a un genio como maradona.
me refiero a la seleccion argentina, no a los equipos u otros deportes, la seleccion argentina desde que se fue maradona se ha transformado en una seleccion amarga, pecho fria, con tipos que no dan la talla y que nunca gana nada.

me duele decirlo, pero actualmente estamos al mismo nivel de amargura que selecciones como españa, inglaterra y holanda, nos estamos transformando en eternos cuartofinalistas y perdedores de instancias decisivas.

Anónimo dijo...

y tampoco me gusta cuando dicen, sino fuera por esto o por lo otro habriamos ganado mas mundiales, que estamos a la altura de brasil, que como no somos negocio nos chorean y que sino fuera por cosas extrafutbolisticas, por malos dt, por el chivo expiatorio de turno (ortega, veron, riquelme) o por mala suerte seriamos campeones del mundo.

eso es puro llanto nomás y además es aplicable a todas las selecciones.

absolutamente todas las grandes selecciones que han sido campeonas del mundo en algunos mundiales han sido favorecidas y en otros perjudicadas.

asi que dejemonos de joder, basta de echarle la culpa a factores ajenos.

si la seleccion no tiene exito ultimamente en las grandes competencias es por falta de personalidad, incompetencia y miedo al triunfo.

como se dice, "la victimizacion es la excusa de los mediocres".
no seamos de cuarta tratando de hacer la facil y echarle la culpa a otros de nuestra mediocridad.

Anónimo dijo...

y en tenis la verdad que somos pecho frios, hay que asumirlo.
no por esta final, aca no hay nada que reprochar.

nalbandian en el circuito perdio todas las finales importantes que jugo excepto la del master, ademas en grand slams siempre se queda en semis.
sabatini fue un gran talento, pero es una segundona, es la verdad.

la final coria-gaudio impresentable, los 2 son unos amargos, simplemente gano el que estaba menos cagado.

el unico con huevos y que era realmente un ganador fue vilas, despues tods nuestros tenistas son segundones y perdedores de finales.

Anónimo dijo...

Que sarta de comentarios chotos. Lo único que veo es el resultadismo y el exitismo que matan la percepción de lo competitivos que han llegado a ser los deportistas argentinos en algunas disciplinas. No sé como va a ser dentro de diez o quince años, pero agradezco haber vivido para ver a muchos deportistas argentinos competir al máximo nivel, ganando o perdiendo.

Anónimo dijo...

Insisto en decir que los Murciélagos son candidatos número 1 a recibir el Olimpia de Oro. Son los únicos que ganaron un mundial.

Blog Capo

Anónimo dijo...

Mi comentario se modificó un poco luego de leer el comentario mas extensivo de esta pagina. Coincido en algunos aspectos, sobretodo en que no somos tan ganadores como creemos. y no lo digo con respecto a los logros, sino a la gran falacia de que el argentino, en los momentos difíciles, se agranda y tiene un poco más que los rivales, como se escuchó por parte de varios periodistas en reiteradas ocasiones.
Me parece una averración decir que somos pechos fríos en tenis. En la historia tuvimos pocos tenistas de gran nivel, pero no ser Federer, Vilas o Borg no significa tener poca hombría. Tener tantos jugadores en el top 100 es más que meritorio para un país que le da tan poco apoyo al deporte como ente. Quizás el lector tendría que interiorizarse un poco más de lo que cuesta avanzar en el circuito de la ATP, en especial, en el tema económico. No creo que ninguno sea segundón. Sí unos mejores que otros.
Y Grabiela fue una exquisita jugadora, de las mejores de la historia.
Reinvindiquemos el juego.
Ariel O.

Anónimo dijo...

correción del "comentario" anterior: tachar el "comentario" de la segunda línea y buscarle un sinónimo.
cambiar extensivo por extenso. gracias.
Ariel O.

Sebas dijo...

Por ahí leí que alguien es un "segundón"... Che, ojalá alguno de nosotros esté entre los mejores tres o cinco periodistas, empresarios, comerciantes, escritores, arquitectos, cocineros, relaciones públicas o lo que sea del mundo entero. ¿Por que nosotros no laburamos a full para lograr esto y dejamos de apuntar, con el dedo, quien es fracaso o no?
Bien por los que han logrado, como el equipo de Copa Davis que posee a un solo top ten y, el resto, repartiendose entre los 20 o 30 primeros. ¿Quien puede creer que Argentina es potencia en tenis? Por eso, haber llegado a la final es todo un logor.

Sebas